Garrilengua.jpg

1º DE BACHILLERATO (ANDALUCÍA)

images (1).jpg
Quizá has llegado convencido/a a esta nave, o puede que tu presencia sea fruto del azar…eso ya no importa. Centrémonos en poner todo de nuestra parte para que el viento sea favorable y este viaje a través de la literatura de todos los tiempos sea provechoso. No temas si tienes dudas o si no has navegado antes. Ven ligero/a de equipaje y guarda espacio para llenar tu mochila de valiosos contenidos. Te prometo que, a tu regreso, tu visión del mundo será más amplia y que, probablemente, mejoren tus hábitos de lectura al mismo tiempo que descubres nuevos horizontes que forjarán tu identidad. Aunque, como en toda travesía, nos azotarán temporales, te garantizo que estos te llevarán a valorar más la calma.
Es cierto que este viaje tiene un rumbo determinado (no fijo) en el que la mayoría de destinos pasan por el mundo occidental, pero intentaremos arribar a otras costas cuyas culturas doten de sentido el carácter universal de la literatura. En la medida de lo posible, se revisará el canon literario hegemónico y se incluirán textos de otros autores relegados al ostracismo por diferentes motivos, especialmente mujeres. Para amenizar el trayecto, tampoco faltará el uso de las nuevas tecnologías y las nuevas prácticas letradas.
Bienvenido/a a bordo.

Itaca

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

 

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

 

Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

 

Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

 

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas.

 

k. Kavafis

Barco de papel